Búsquedas
martes 11 de mayo de 2021 
La diócesis de Valencia entrega 32 becas de estudio para seminaristas de países del Tercer Mundo
Ofrecidas a la Virgen, en forma de guirnalda de flores, en un acto en la Basílica presidido por el Arzobispo
DIÓCESIS VALENCIA, 11 MAY.- La Archidiócesis de Valencia ha ofrecido hoy la Virgen de los Desamparados la tradicional ofrenda de Becas Misioneras para facilitar el estudio a seminaristas y novicios y novicias de países del Tercer Mundo, financiadas por feligreses y parroquias, en un acto presidido por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, en la Basílica.

Las 32 becas de este curso han sido ofrecidas, con la tradicional guirnalda de flores, esta tarde en la Basílica de la Virgen en una celebración presidida por el Arzobispo con la participación del delegado diocesano de Misiones del Arzobispado, Arturo Javier García.

Se trata de “becas donadas para la formación y sustento de jóvenes que quieren responder a la llamada de ser sacerdotes o consagrados y consagradas en territorios de misión, para que la falta de recursos económicos no se lo impida”, han indicado desde la delegación de Misiones.

Asimismo, las becas “se ofrecen en forma de guirnalda con flores desde hace más de 35 años” y van destinadas a “la promoción espiritual, académica y pastoral de los seminaristas del Tercer Mundo”.

Las ayudas están financiadas con donativos de fieles y parroquias valencianas y se recogen a lo largo de todo el año. Estas becas misioneras son un medio de colaboración con la Jornada de Vocaciones Nativas celebrada el pasado día 25 de abril.

Desde la delegación de Misiones han destacado que “con 350 euros se sufraga la formación de un curso; con mil euros, que es media beca, la formación de 3 años; y 2.000 euros es una beca completa, pues supone costear los seis años de formación”.

También hoy, martes, por la mañana, la Real Iglesia del Salvador de Valencia ha acogido un retiro misionero, impartido por el misionero comboniano Antonio Calvera, con celebración de la Eucaristía.


Fotografías: Alberto Sáiz