Búsquedas
lunes 29 de junio de 2020 
Los devotos del beato valenciano Gaspar Bono celebrarán su fiesta el 14 de julio sin procesión por la pandemia
Con una misa, a las 19,30 en la parroquia de San Miguel y San Sebastián
VALENCIA, 29 JUN. (AVAN) .- Los devotos del beato valenciano Gaspar Bono (1530-1604) celebrarán su fiesta el próximo 14 de julio con una misa en la parroquia de San Miguel y San Sebastián de Valencia pero este año no podrán participar en la tradicional procesión y traslado de su imagen desde la casa natalicia al haberse cancelado con motivo de la pandemia.

La eucaristía se celebrará a las 19:30 horas en la parroquia de San Miguel y San Sebastián de Valencia, antiguo convento de la orden de los Mínimos, a la que perteneció el beato, según indican desde la Asociación “Peña el Clau”, organizadora de las fiestas.

Cada año, los devotos del beato conmemoran su festividad con la celebración de una misa solemne, el traslado de su imagen desde su casa natalicia, ubicada en la calle Cañete, 17, de Valencia, en donde se venera a lo largo del año, hasta la parroquia de Nuestra Señora del Puig,  y una procesión también con su imagen por las calles cercanas al templo hasta trasladarla de nuevo a su casa natalicia.  Igualmente, durante las noches previas a la fiesta se realiza el “Cant Valencià”, en la casa natalicia y en la calle Cañete.

Desde la Asociación “Peña el Clau”, sus representantes afirman que la suspensión de gran parte de los actos este año supone para todos una “gran tristeza”, pero “ya estamos preparando con gran entusiasmo la celebración del beato de 2021”.

Gaspar Bono nació en Valencia en 1530. Después de servir diez años como soldado en la milicia imperial de Carlos I ingresó en la orden de los religiosos mínimos, fundada por San Francisco de Paula en 1435. Se dedicó desde entonces al apostolado, fue maestro de novicios y permaneció la mayor parte de su vida en el monasterio de San Sebastián en Valencia, aunque también estuvo en Alaquàs, Perpignan y Palma de Mallorca. Elegido provincial de la congregación, murió en Valencia en 1604.

La fama de santidad que había adquirido en su vida “se demostró también cuando en sus funerales se produjeron varias curaciones de enfermos instantáneas”. Fue beatificado por el papa Pío VI en 1786.