Búsquedas
miércoles 10 de octubre de 2018 
El Arzobispo destaca que “todos necesitamos ser como Santo Tomás de Villanueva porque fue el obispo de los pobres y el hombre de la renovación”
En la celebración de la festividad litúrgica del santo, en el marco del IV Centenario de su beatificación
DIÓCESIS DE VALENCIA, 10 OCT.- El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha destacado hoy que en Santo Tomás de Villanueva “todos, los obispos y los sacerdotes, tenemos un gran ejemplo a seguir y necesitamos ser como él porque fue el obispo de los pobres y el hombre de la renovación, entendiéndola como el regreso a las fuentes, a los padres de la Iglesia, porque es lo que perdura”.

El Cardenal también ha subrayado las coincidencias entre la labor como pastor de Santo Tomás de Villanueva -cuya festividad litúrgica se celebra hoy- y el pontificado del papa Francisco “como la posición de ambos en contra de los pastores que viajan, porque no conocen a sus ovejas ni están con ellas ni pueden ayudarlas”.

Además, el Cardenal ha precisado que “Santo Tomás de Villanueva sigue cuidando de la diócesis de Valencia” y ha incidido en su figura como “pastor conforme al corazón de Dios”, durante el Ángelus, que hoy se ha celebrado en el patio interior del Palacio Arzobispal ante la estatua de Santo Tomás de Villanueva.

Este año se celebra el IV centenario de la beatificación de Santo Tomás de Villanueva y el V centenario de su ordenación sacerdotal. Precisamente, el Cardenal realizó su tesis doctoral sobre el santo valenciano, titulada “Santo Tomás de Villanueva, testigo de la predicación española del siglo XVI”.

Misa en el Colegio-Seminario de la Presentación

Igualmente, el cardenal Cañizares ha celebrado a mediodía una misa en el Colegio-Seminario de la Presentación y Santo Tomás de Villanueva de Valencia, fundado por el santo en 1550, con motivo de su fiesta, en la que han participado los once seminaristas que actualmente se están formando en el colegio además de numerosos antiguos colegiales.

Santo Tomás de Villanueva (Fuenllana -Ciudad Real-, 1486, y Valencia, 1555) hizo su profesión religiosa en 1517 en la Orden Agustiniana, en Salamanca, y se ordenó sacerdote un año después. Fue canonizado por el papa Alejandro VII en 1658.

(Fotografías: Víctor Gutiérrez y Alberto Sáiz.)