Búsquedas
sábado 13 de enero de 2018 
La Real Congregación de Arquitectos de Nuestra Señora de Belén en su Huida a Egipto celebra a su patrona con una misa en San Nicolás
Presidida por el cardenal arzobispo de Valencia
VALENCIA, 13 ENE. (AVAN).- La Real Congregación de Arquitectos de Nuestra Señora de Belén en su Huida a Egipto celebró ayer tarde a su patrona con una eucaristía en la parroquia de San Nicolás, presidida por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares.

La misa organizada por esta asociación pública de fieles, erigida canónicamente por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, en junio de 2016, se celebra en honor a Nuestra Señora de Belén en su Huida a Egipto y en ella tuvo lugar la imposición de medallas a los nuevos integrantes.

También asistieron los presidentes de las otras dos congregaciones de arquitectos en Madrid y Huelva.

Igualmente, se hizo entrega a la parroquia de una talla o bajorrelieve que representa “la huida a Egipto” cedida por el Colegio de Arquitectos de Valencia, según el presidente de la asociación en Valencia, el doctor arquitecto Antonio García Heredia.

En Valencia, los arquitectos celebran la fiesta a su patrona cada año, después de la festividad de Reyes, acudiendo a la parroquia de San Nicolás, para rendir homenaje a su patrona en la capilla de San José, ante una imagen de ella donada también por los propios arquitectos.

Igualmente, a lo largo del año, la Asociación organiza “actos religiosos culturales y sociales en sus distintas finalidades”.

Declarada Patrona de los Arquitectos Españoles por Pío XII

La Real Congregación de Arquitectos nació a nivel nacional en Madrid, “por primera vez en 1678 erigida canónicamente en 1688 y dándole en 1867 la Reina Isabel II el título de "Real" Congregación”, ha añadido.

A petición de la totalidad de los Colegios Profesionales, “Nuestra Señora de Belén en su Huida a Egipto” fue declarada por el Papa Pío XII, Patrona de los Arquitectos Españoles. En su medalla, “acuñada el año 1693, figura la Sagrada Familia con las pirámides de Egipto al fondo y bajo la palmera”. Así, “la cueva de Belén es la primera vivienda que habitaron, y la palmera de Egipto la que posteriormente les resguardó”.

Entre sus fines figura la “atención humana y espiritual de arquitectos, artistas y familiares; el fomento de una presencia cristiana cualificada en el mundo de la cultura, especialmente en el campo de la arquitectura y el arte, y la promoción, investigación e integración de las distintas formas de expresión artística, especialmente de las creaciones actuales y contemporáneas”.

(Fotografías: Alberto Sáiz)