Búsquedas
miércoles 15 de noviembre de 2017 
El Arzobispo preside el retiro mensual con los sacerdotes del Convictorio ordenados en 2017
Y se reúne con los presbíteros ordenados en 2016
VALENCIA, 14 NOV. (AVAN).- El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha presidido hoy, martes, el retiro mensual correspondiente a noviembre con los sacerdotes del Convictorio Diocesano ordenados en 2017 y está previsto que también presida, este jueves, el retiro trimestral con los presbíteros ordenados en 2016.

En los retiros, “el Arzobispo comparte una charla con todos los sacerdotes, tiene lugar la exposición del Santísimo, la Hora Intermedia, una meditación sobre el Evangelio y oración personal así como un momento de conversación personal del Cardenal con los presbíteros que lo solicitan y una comida de fraternidad, todos juntos”, según Jorge Morant, director del Convictorio.

Asimismo, además de estos retiros, el Convictorio “continua con su programación semanal para los sacerdotes ordenados en 2017, con actividades de tipo espiritual, pastoral, formativo y lúdico cada lunes por la noche”, ha añadido.

Igualmente, los ordenados en 2016 “se reúnen una vez al mes, los miércoles, para realizar sus propias actividades”. Estos sacerdotes mantuvieron en septiembre un encuentro en Oliva para celebrar el primer aniversario de su ordenación “con momentos de oración, una reunión, la comida y un actividad lúdica”.

El Convictorio Sacerdotal Diocesano está integrado por un total de 26 presbíteros, 10 de ellos ordenados en 2015, 8 en 2016 y 8 incorporados en 2017. Estos últimos “pueden hospedarse en el Convictorio semanalmente, desde el domingo por la tarde hasta el martes, durante todo el curso”.

El fin principal del Convictorio es “acompañar a los presbíteros recién ordenados, favoreciendo un ámbito de acogida y descanso, de vida común y fraternidad entre ellos, al mismo tiempo, que podrán cuidar su formación permanente”, ha señalado.

El cardenal Cañizares recuperó este organismo en la diócesis, que fue creado por primera vez en 1949 por el entonces arzobispo de Valencia, monseñor Marcelino Olaechea, y desapareció en 1978 al concluir el pontificado de quien le sucedió como titular de la archidiócesis, monseñor José María García Lahiguera, actualmente en proceso de canonización.

Precisamente, el Convictorio lleva como nombre “Venerable José María García Lahiguera”, arzobispo de Valencia entre 1969 y 1978, “quien destacó por su deseo de promover la santidad de los sacerdotes y es nuestro modelo y protector”, según Morant.