Búsquedas
jueves 10 de agosto de 2017 
Las monjas clarisas celebran a su fundadora, Santa Clara de Asís, con misas y reparto de panes bendecidos en sus monasterios en la diócesis
En Valencia, Gandía, Oliva, Cocentaina y Canals
VALENCIA, 10 AGO. (AVAN).- Los religiosas clarisas celebrarán mañana, en sus cinco monasterios en la diócesis de Valencia, misas en honor a su fundadora, santa Clara de Asís, con motivo de su festividad litúrgica.

Entre otras celebraciones, la orden religiosa de las Franciscanas Clarisas ha organizado una misa a las 10:30 horas en su monasterio de la Puridad y San Jaime de Valencia, según han indicado fuentes de la orden religiosa, cuyas monjas, posteriormente repartirán a todos los fieles que acudan, como es tradición, panes bendecidos, han añadido.

Se da la circunstancia de que las Franciscanas Clarisas del monasterio de la Puridad y San Jaime, en Valencia, empezaron hace un año a elaborar pastas, dulces y galletas, que venden al público a través del torno del convento de clausura, en lugar de otras labores artesanales a mano que realizaban como “como pintura, en tela y en cerámica, y bordados”, han precisado.

Por otra parte, los conventos de la misma orden religiosa en las localidades de Gandía, Oliva, Cocentaina y Canals, también acogerán misas solemnes en honor de su fundadora.

En el caso del convento de Gandía, la misa tendrá lugar a las 19:30 horas en la Capilla de Adoración Eucarística Perpetua que permanece abierta desde hace tres años en el propio monasterio, y contará con la participación de adoradores y fieles.

A su vez, en el único convento que la orden religiosa de las Clarisas Capuchinas regenta en la diócesis, ubicado en la Avenida Pérez Galdós, 119 de Valencia, tendrá lugar una eucaristía solemne en honor de santa Clara, a las 18 horas presidida por un religioso Capuchino.

La orden de las Clarisas fue fundada en 1212 por santa Clara de Asís, primera mujer a quien la Iglesia aprobó una regla propia, y se estableció en España en 1228, al fundarse el primer monasterio en Pamplona. Fue canonizada por el papa Alejandro IV en el año 1255.