Hoy es sábado 11 de julio de 2020
Menú
domingo 28 de junio de 2020
El cardenal Cañizares anima a los nuevos sacerdotes a “seguir el ejemplo de San Pedro y San Pablo, porque nuestra vida de pastores descansa y se apoya en su testimonio”
En la celebración de la fiesta de los dos apóstoles, en la que ha ordenado a cuatro presbíteros

ARCHIDIÓCESIS DE VALENCIA-. (28 JUN.) El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha alentado hoy a los cuatro sacerdotes a los que ha conferido la ordenación en la Catedral de Valencia, a seguir el ejemplo de Pedro y Pablo y a “escuchadlos porque nuestra fe y nuestra vida de pastores descansa y se apoya en su testimonio”.

Durante la homilía, el Arzobispo les ha animado a ser como Pedro, “roca firme que proclama el nombre de la Iglesia en todos los tiempos, sobre la que se edifica la Iglesia y la nueva humanidad”, y también como Pablo “que en su camino de persecución fue alcanzado por la gracia y la misericordia de Dios, en el encuentro con Cristo resucitado, hasta convertirse en su testigo más singular”. 

Del mismo modo, les ha recordado que al igual que los sufrimientos de los dos apóstoles, “seréis capaces de soportar la Cruz que sin duda ninguna estará acompañándoos en vuestro ministerio”.

La ordenación sacerdotal por primera vez se ha tenido que celebrar en dos días consecutivos, ayer sábado y hoy domingo, para respetar las medidas de aforo del templo, con motivo de la pandemia del COVID-19.

El Arzobispo de Valencia, en su homilía, ha señalado la necesidad de “ser ministros  e instrumentos, al servicio de la edificación de la iglesia, para  que camine sobre la roca firme de Cristo”. Un servicio a la comunión “que no resulta fácil, en el momento que atravesamos, en el que la dificultad arrecia por un mundo fragmentado, y contrapuesto”. “A los presbíteros nos corresponde armonizar las diferentes mentalidades, que nadie se sienta extraño en la comunidad de los fieles, y llevarlos a todos a la unidad”. 

En este sentido, el Cardenal ha añadido que “como ministros de la comunión y de la reconciliación, hemos de estar decididos a vencer todas las tentaciones de división y contraposición e impulsar la la estimación mutua con la paciencia, la disponibilidad y el sacrificio que esto a veces puede conllevar”, con el fin de “vivir la fraternidad sacramental”.

El Cardenal ha agradecido a los ordenandos su empeño en “acoger a quienes hayan caído, curando sus heridas, dando calor a sus corazones, buscando ternura y compasión”. Gracias también “porque vais a mostrar que queréis mucho a vuestro pueblo, porque oraréis por él, la oración será uno de los elementos fundamentales de vuestra vida sacerdotal”, “una vida sincera, austera, que no se trata de alcanzar privilegios que no tienen sabor a Evangelio”, ha añadido

Asimismo, el Arzobispo ha pedido a los nuevos sacerdotes que “no os dejéis dominar por la tristeza que paraliza el ánimo de continuar vuestro trabajo pastoral. La tristeza es enemigo letal de la vida sacerdotal y apostólica” y ha recordado que “en tiempos difíciles como los que vivimos, todos necesitamos el consuelo y la fortaleza de Dios y los hermanos”.

Por otra parte, el Cardenal ha recordado a los ordenandos la importancia de cuidar al laicado, “no podemos olvidar que la Iglesia es todo el pueblo de Dios, no sólo los curas, y que es todo el pueblo el llamado a evangelizar”. En este sentido ha añadido que “para llevar a cabo la Nueva Evangelización, es necesario promover, formar, saber acompañar y orientar al laicado en cada una de nuestras comunidades”, por lo que es necesario “que pongáis sumo cuidado en escuchar a los laicos, valorar su experiencia, recoger sus iniciativas, atender a sus sugerencias, aumentar su participación y distribuir entre ellos tareas para que se hagan presentes en nuestra sociedad como discípulos de Cristo”.

“No podemos olvidar que ser evangelizadores es llevar la buena noticia a los que sufren y a los pobres, una multitud de hombres, mujeres, niños y ancianos, personas humanas concretas e irrepetibles, que sufren el peso intolerante de la miseria, es nuestra responsabilidad sacerdotal optar por los más pobres”, ha añadido.

Finalmente, el Arzobispo ha recordado que hoy la Iglesia une a la festividad litúrgica de San Pedro y San Pablo, el día del Papa y ha invitado a tener al Santo Padre “muy presente en nuestra oración, en acción de gracias, en nuestra adhesión personal y comunitaria”. 

La eucaristía ha sido concelebrada por el obispo auxiliar de Valencia, monseñor Arturo Ros, así como por numerosos sacerdotes, entre ellos los rectores y formadores de los Seminarios, miembros de la Curia Diocesana y del Cabildo.

Los cuatro nuevos sacerdotes ordenados hoy han sido Borja Grau y Félix Perona, ambos de “El Patriarca”,y Enrique Roig y Sergio Sospedra, del seminario La Inmaculada de Valencia.

Ayer, sábado, la Catedral acogió la ordenación sacerdotal de Juan Brugarolas, Javier Navarro, y Agustín Sancho, del Colegio Seminario de la Presentación de la Virgen María y Santo Tomás de Villanueva, junto con Alberto Giménez, del Real Colegio Seminario de Corpus Christi de Valencia “El Patriarca”.


(Fotografías: Alberto Sáiz)
subir nivel 
 
Buscador de Noticias
 
Agosto 2020     « ant. |  sig. »
 L  M  X  J  V  S  D
 1  2
 3  4  5  6  7  8  9
 10  11  12  13  14  15  16
 17  18  19  20  21  22  23
 24  25  26  27  28  29  30
 31
 
Buscador Semanal
 
 L  M  X  J  V  S  D
 6  7  8  9  10  11  12
 
 
Búsqueda por Palabras
 
 
 
Búsqueda por Fechas
 
 
Elija una fecha Elija una fecha  
 
Búsqueda por Meses
 
 
 
Búsqueda por Años
 
 
Enlaces destacados
Arzobispado de Valencia
C/ Palau
Teléfono: +34 96 382 97 00
archivalencia@archivalencia.org
46003 Valencia
Fax: +34 96 391 81 20
www.archivalencia.org
Política de cookies 
©Archivalencia.org