Hoy es martes 19 de junio de 2018
Menú
Inicio / Liturgia





  La Natividad de San Juan Bautista
Ciclo B
pixel

  Primera lectura
  Te hago luz de las naciones
Lectura del libro de Isaías 49, 1-6

Escuchadme, islas; atended, pueblos lejanos:

El Señor me llamó desde el vientre materno, de las entrañas de mi madre, y pronunció mi nombre.
Hizo de mi boca una espada afilada, me escondió en la sombra de su mano; me hizo flecha bruñida, me guardó en su aljaba y me dijo: «Tú eres mi siervo, Israel, por medio de ti me glorificaré».

Y yo pensaba: «En vano me he cansado, en viento y en nada he gastado mis fuerzas» En realidad el Señor defendía mi causa, mi recompensa la custodiaba Dios.

Y ahora dice el Señor, el que me formó desde el vientre como siervo suyo, para que le devolviese a Jacob, para que le reuniera a Israel; he sido glorificado a los ojos de Dios.

Y mi Dios era mi fuerza: «Es poco que seas mi siervo para restablecer las tribus de Jacob y traer de vuelta a los supervivientes de Israel.

Te hago luz de las naciones, para que mi salvación alcance hasta el confín de la tierra».

  Salmo responsorial
  Sal 138, 1-3. 13-14ab. 14c-15
R. Te doy gracias, porque me has escogido portentosamente.

Señor, tú me sondeas y me conoces.
Me conoces cuando me siento o me levanto,
de lejos penetras mis pensamientos;
distingues mi camino y mi descanso,
todas mis sendas te son familiares. R.

Tú has creado mis entrañas,
me has tejido en el seno materno.
Te doy gracias, porque me has plasmado portentosamente,
porque son admirables tus obras. R.

Mi alma lo reconoce agradecida, no desconocías mis huesos.
Cuando, en lo oculto, me iba formando,
y entretejiendo en lo profundo de la tierra. R.

  Segunda lectura
  Juan predicó antes de que llegara Cristo
Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 13, 22-26

En aquellos días, dijo Pablo:
«Dios suscitó como rey a David, en favor del cual dio testimonio, diciendo: : “Encontré a David, hijo de Jesé, “hombre conforme a mi corazón, que cumplirá todos mis preceptos.”

Según lo prometido, Dios sacó de su descendencia un salvador para Israel: Jesús. Juan predicó a todo Israel un bautismo de conversión antes de que llegara, Jesús; cuando Juan estaba para concluir el curso de su vida, decía: Yo no soy quien pensáis, pero, mirad, viene uno detrás de mí a quien no merezco desatarle las sandalias de los pies.”

Hermanos, hijos del linaje de Abrahán y todos vosotros los que teméis a Dios: a vosotros se nos ha enviado esta palabra de salvación».

  Aleluya
 

R. Aleluya, aleluya, aleluya
A ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo,
porque irás delante del Señor a preparar sus caminos. R.


  Evangelio
 

Juan es su nombre
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 1, 57- 66. 80

A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y se alegraban con ella.

A los ocho días vinieron a circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como a su padre; pero la madre intervino diciendo: «¡ No! Se va a llamar Juan. »

Y le dijeron: «Ninguno de tus parientes se llama así».

Entonces preguntaban por señas al padre cómo quería que se llamase.

Él pidió una tablilla y escribió: «Juan es su nombre.» Y todos se quedaron maravillados.

Inmediatamente se le soltó la boca y la lengua, y empezó a hablar bendiciendo a Dios.

Los vecinos quedaron sobrecogidos, y se comentaban todos estos hechos por toda la montaña de Judea.

Y todos los que lo oían reflexionaban diciendo: «Pues ¿qué será este niño?». Porque la mano del Señor estaba con él.

El niño crecía y se fortalecía en el espíritu, y vivía en lugares desiertos hasta los días de su manifestación a Israel.


  Comentarios
 

COMENTARIO LITÚRGICO

NACIMIENTO DE JUAN EL BAUTISTA
(24 de Junio 2018)

La voz y la Palabra

De la misma manera que en el solsticio de invierno, día 25 de diciembre, se celebra el nacimiento de Cristo, Sol que nace de lo alto, verdadera Luz del mundo; así también, en el solsticio de verano, el 24 de junio, se celebra el nacimiento de Juan el Bautista, de aquel que no era la Luz, sino testigo de la Luz. Por esto era necesario que la Luz creciera y que el testigo de la Luz menguara. Él era la voz, el anuncio de la Palabra que iba a resonar.

El nacimiento del Bautista

Hay una perfecta correlación entre las fiestas de la Anunciación del Señor (25 de marzo), del nacimiento del Bautista (24 de junio), y del nacimiento de Jesús seis meses después, el 25 de diciembre.

Cuando se celebra la memoria de los santos, se hace en su “dies natalis”, la fecha de su nacimiento para la gloria, el día de su martirio o de su piadosa muerte; sin embargo, celebramos los nacimiento de María, Juan y Jesús, porque fueron acontecimientos salvadores, de personas que eran santas desde sus orígenes, ya sea por la concepción inmaculada de la Virgen, por la elección y santificación por el Espíritu Santo de Juan en el seno materno o por la naturaleza divina del Hijo de Dios hecho hombre.

El misterio de la elección divina

La figura de san Juan Bautista tiene mucha importancia en el Adviento, pero en este día de su nacimiento se celebra especialmente el misterio de la elección divina que dio sentido a toda su vida; se trata de un acontecimiento salvador, de un misterio que llega hasta nosotros, elegidos por Dios en el bautismo como hecho inicial que marca toda nuestra vida; entonces recibimos el nombre como hijos de Dios. También aquel niño que fue circuncidado al octavo día recibió un nombre querido por Dios señalando su destino, que lo separaba de la tradición sacerdotal paterna: Juan es su nombre (Lc 1,63), un nombre teofórico, portador del santísimo tetragrama de Yawéh: Yeho-hanan, Yawéh hace gracia, Dios otorga su favor. El pequeño Juan es un don para sus ancianos padres y el comienzo de la época que se inaugura con la gracia salvadora que será Jesús.

Desde muy joven, Juan vivió en el desierto, eligiendo libremente pero movido por el Espíritu un género de vida áspero, donde el contacto con el Señor no estaba impedido por la mundanidad. El carácter humilde pero fuerte de Juan ayudan a comprender esto. También pudo estar allí acogido por la comunidad de los esenios, personas muy espirituales que se apartaban del mundo para preparar la venida del Mesías.

Debemos admirar el extraordinario crecimiento y robustecimiento de Juan con la edad desde la adolescencia, es la obra del Espíritu Santo, que le mueve a dedicarse enteramente al Dios de Israel en vistas a Aquel que viene. Es también una advertencia para nosotros; hemos de encontrar espacios de “desierto” en nuestras vidas para dejar que brille la luz del Espíritu y podamos descubrir a Jesús que camina con nosotros y nos conduce a la salvación.

Jaime Sancho Andreu.



LA PALABRA DE DIOS EN ESTA SOLEMNIDAD

Misa vespertina de la vigilia.

Primera lectura y Evangelio. Jeremías 1, 4-10 y Lucas 1, 5-17: Los profetas como Jeremías e Isaías confesaban que fueron elegidos por Dios desde antes de nacer; del mismo modo se presenta la vocación de otros profetas y héroes del Antiguo Testamento, y lo mismo se dice de Juan el Bautista en el comienzo del evangelio de Lucas. La llamada de Dios es lo que dio sentido a toda la vida de estas personas.

Segunda lectura. 1 Pedro 1, 8-12: San Pedro proclama la maravillosa situación que se abre con el comienzo de la Nueva Alianza: es el tiempo de la salvación, y el anuncio de los nuevos tiempos fue la misión principal de Juan el Bautista cuando preparaba el camino al Señor Jesús.

Misa del día.

Primera lectura y Evangelio. Isaías 49, 1-6 y Lucas 1, 57-66.80: Los profetas como Jeremías e Isaías confesaban que fueron elegidos por Dios desde antes de nacer; del mismo modo se presenta la vocación de otros profetas y héroes del Antiguo Testamento, y lo mismo se dice de Juan el Bautista en el comienzo del evangelio de Lucas. La llamada de Dios es lo que dio sentido a toda la vida de estas personas.

Segunda lectura. Hechos de los Apóstoles 13, 22-26: San Pablo, en su discurso en la sinagoga de Antioquía de Pisidia, recordó que Juan el Bautista fue el último de los profetas enviados para preparar la venida del Salvador; su mensaje llega a todos los hombres para anunciarles que la salvación está cerca de ellos.


« volver
Buscador de Noticias:      Búsqueda avanzada
Enlaces destacados
Arzobispado de Valencia
C/ Palau
Teléfono: +34 96 382 97 00
archivalencia@archivalencia.org
46003 Valencia
Fax: +34 96 391 81 20
www.archivalencia.org
©Archivalencia.org