Hoy es domingo 23 de abril de 2017
Menú
Inicio / Liturgia





  Domingo V de Cuaresma
Ciclo A
pixel

  Primera lectura
  Os infundiré mi espíritu, y viviréis
Lectura de la profecía de Ezequiel 37, 12-14

Así dice el Señor:
- «Yo mismo abriré vuestros sepulcros, y os haré salir de vuestros sepulcros, pueblo mío, y os traeré a la tierra de Israel.
Y, cuando abra vuestros sepulcros y os saque de vuestros sepulcros, pueblo mío, sabréis que soy el Señor.
Os infundiré mi espíritu, y viviréis; os colocaré en vuestra tierra y sabréis que yo, el Señor, lo digo y lo hago.»
Oráculo del Señor.

Palabra de Dios

  Salmo responsorial
  Sal 129, 1-2. 3-4ab. 4c-6. 7-8

R. Del Señor viene la misericordia, la redención copiosa.

Desde lo hondo a ti grito,
Señor; Señor, escucha mi voz;
estén tus oídos atentos
a la voz de mi súplica. R.

Si llevas cuentas de los delitos, Señor,
¿quien podrá resistir?
Pero de ti procede el perdón,
y así infundes respeto. R.

Mi alma espera en el Señor,
espera en su palabra;
mi alma aguarda al Señor,
más que el centinela la aurora.
Aguarde Israel al Señor,
como el centinela la aurora. R.

Porque del Señor viene la misericordia,
la redención copiosa;
y él redimirá a Israel de todos sus delitos. R.

  Segunda lectura
  El Espíritu del que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 8, 8-11

Hermanos:
Los que viven sujetos a la carne no pueden agradar a Dios. Pero vosotros no estáis sujetos a la carne, sino al espíritu, ya que el Espíritu de Dios habita en vosotros. El que no tiene el Espíritu de Cristo no es de Cristo.
Pues bien, si Cristo está en vosotros, el cuerpo está muerto por el pecado, pero el espíritu vive por la justificación obtenida. Si el Espíritu del que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el que resucitó de entre los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales, por el mismo Espíritu que habita en vosotros.

Palabra de Dios

  Aleluya
 

Versículo antes del evangelio
Jn 11, 25a. 26
Yo soy la resurrección y la vida -dice el Señor-;
el que cree en mí no morirá para siempre.


  Evangelio
 

Yo soy la resurrección y la vida
Lectura del santo evangelio según san Juan 11, 1-45

En aquel tiempo, un cierto Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta, su hermana, había caído enfermo. María era la que ungió al Señor con perfume y le enjugó los pies con su cabellera; el enfermo era su hermano Lázaro.
Las hermanas mandaron recado a Jesús, diciendo:
- «Señor, tu amigo está enfermo.»
Jesús, al oírlo, dijo:
- «Esta enfermedad no acabará en la muerte, sino que servirá para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.»
Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. Cuando se enteró de que estaba enfermo, se quedó todavía dos días en donde estaba.
Sólo entonces dice a sus discípulos:
- «Vamos otra vez a Judea.»
Los discípulos le replican:
- «Maestro, hace poco intentaban apedrearte los judíos, ¿y vas a volver allí? »
Jesús contestó:
- «¿No tiene el día doce horas? Si uno camina de día, no tropieza, porque ve la luz de este mundo; pero si camina de noche, tropieza, porque le falta la luz.»
Dicho esto, añadió:
- «Lázaro, nuestro amigo, está dormido; voy a despertarlo.»
Entonces le dijeron sus discípulos:
- «Señor, si duerme, se salvará.»
Jesús se refería a su muerte; en cambio, ellos creyeron que hablaba del sueño natural.
Entonces Jesús les replicó claramente:
- «Lázaro ha muerto, y me alegro por vosotros de que no hayamos estado allí, para que creáis. Y ahora vamos a su casa.»
Entonces Tomás, apodado el Mellizo, dijo a los demás discípulos:
- «Vamos también nosotros y muramos con él.»
Cuando Jesús llegó, Lázaro llevaba ya cuatro días enterrado. Betania distaba poco de Jerusalén: unos tres kilómetros; y muchos judíos habían ido a ver a Marta y a María, para darles el pésame por su hermano. Cuando Marta se enteró de que llegaba Jesús, salió a su encuentro, mientras María se quedaba en casa. Y dijo Marta a Jesús:
- «Señor, si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano. Pero aún ahora sé que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo concederá. »
Jesús le dijo:
- «Tu hermano resucitará.»
Marta respondió:
- «Sé que resucitará en la resurrección del último día.»
Jesús le dice:
- «Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees esto?»
Ella le contestó:
- «Sí, Señor: yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo.»
Y dicho esto, fue a llamar a su hermana María, diciéndole en voz baja:
- «El Maestro está ahí y te llama.»
Apenas lo oyó, se levantó y salió adonde estaba él; porque Jesús no había entrado todavía en la aldea, sino que estaba aún donde Marta lo había encontrado. Los judíos que estaban con ella en casa consolándola, al ver que María se levantaba y salía deprisa, la siguieron, pensando que iba al sepulcro a llorar allí. Cuando llegó María adonde estaba Jesús, al verlo se echó a sus pies diciéndole:
- «Señor, si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano.»
Jesús, viéndola llorar a ella y viendo llorar a los judíos que la acompañaban, sollozó y, muy conmovido, preguntó:
- «¿Dónde lo habéis enterrado?»
Le contestaron:
- «Señor, ven a verlo.»
Jesús se echó a llorar. Los judíos comentaban:
- «¡Cómo lo quería!»
Pero algunos dijeron:
- «Y uno que le ha abierto los ojos a un ciego, ¿no podía haber impedido que muriera éste?»
Jesús, sollozando de nuevo, llega al sepulcro. Era una cavidad cubierta con una losa.
Dice Jesús:
- «Quitad la losa.»
Marta, la hermana del muerto, le dice:
- «Señor, ya huele mal, porque lleva cuatro días.»
Jesús le dice:
- «¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?»
Entonces quitaron la losa.
Jesús, levantando los ojos a lo alto, dijo:
-«Padre, te doy gracias porque me has escuchado; yo sé que tú me escuchas siempre; pero lo digo por la gente que me rodea, para que crean que tú me has enviado.»
Y dicho esto, gritó con voz potente:
-« Lázaro, ven afuera.»
El muerto salió, los pies y las manos atados con vendas, y la cara envuelta en un sudario. Jesús les dijo:
- «Desatadlo y dejadlo andar.»
Y muchos judíos que habían venido a casa de María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en él.

Palabra del Señor


  Comentarios
 

EL TRÍPTICO CATECUMENAL (III): LA VIDA NUEVA
(5º Domingo de Cuaresma -A-, 2 - Abril - 2017)

La historia de la salvación

La promesa y los dones de Dios son irrevocables; por ello a la destrucción de la monarquía davídica y al exilio siguen el perdón y la vuelta a la tierra prometida, una vez que el resto del pueblo elegido ha reconocido sus culpas. En esta quinta etapa de la historia de la salvación, o de los profetas, Ezequiel describe estas gracias de Dios como una resurrección de los muertos; es decir, como una obra totalmente gratuita de parte de Dios y absolutamente imposible de realizar por los hombres (1ª Lectura). La resurrección de Israel es figura de la de la humanidad unida a la victoria de Cristo sobre la muerte.

La iniciación cristiana

La lectura de san Pablo aplica literalmente a los cristianos el símil del profeta, y nos anuncia que Si el Espíritu del que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el que resucitó de entre los muertos a Cristo Jesús, vivificará también vuestros cuerpos mortales, por el mismo Espíritu que habita en vosotros (Romanos 8, 11). A su vez, el proceso de evocación de la Iniciación Cristiana llega este domingo a su término en el episodio de la resurrección de Lázaro, con la revelación de Jesús como la Vida eterna, de modo que llegar a la fe en Jesús es alcanzar ya la existencia perfecta: Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre (Juan 11, 25-26). Así podemos decir: se llega a ser cristiano merced al don de Dios que se recibe en el encuentro con Cristo junto al agua (Samaritana), a una iluminación por el agua y el Espíritu (Ciego de nacimiento) y por una resurrección a la vida que es Cristo después de morir al pecado (Lázaro). El proceso catecumenal es un camino de fe creciente que comienza creyendo en la Palabra de Dios como hicieron los samaritanos (Juan 4, 39; Tercer domingo de cuaresma) y culmina en la profesión de fe bautismal, respondiendo a la pregunta: ¿Crees en el Hijo del Hombre? (Jn 9, 35; Cuarto domingo) y ¿Crees que Jesús es la resurrección y la Vida? ¿Crees esto? (Jn 11, 26; Quinto domingo).

El prefacio propio de este domingo en el ciclo A proclama el sentido bautismal de las lecturas, dando gracias por Jesucristo: El cual, hombre mortal como nosotros, que lloró a su amigo Lázaro, y Dios y Señor de la vida, que lo levantó del sepulcro, hoy extiende su compasión a todos los hombres y por medio de sus sacramentos los restaura a una vida nueva.

La resurrección de Lázaro

Este es el último signo de Jesús antes de su pasión; y se convierte también en el motivo inmediato de su arresto (Jn 11, 47-56). El que va al encuentro de la muerte, quiere antes ver la muerte cara a cara. Por eso deja expresamente morir a Lázaro, a pesar de los ruegos de sus amigas, Marta y María; Jesús quiere postrarse ante el sepulcro de su amigo, cerrado con una losa, y llorar conmovido a causa del terrible poder de este último enemigo a ser vencido (1 Corintios 15, 26), que solo puede ser destruido desde dentro, desde lo más profundo de sí mismo.
Sin estas lágrimas ante el sepulcro de Lázaro, Jesús no sería el hombre que es. Pero en seguida todo se precipita: primero viene la orden de quitar la piedra; después la oración dirigida al Padre - porque el Hijo implora la fuerza de lo alto siempre que hace un milagro; nunca se trata de artes de magia, sino de una fuerza que le viene de arriba -; y finalmente la orden: ¡Lázaro, sal fuera!. Su poder sobre la muerte es parte de la misión de Cristo, pero no será un pleno poder (Mateo 28, 18) hasta que exhalando el Espíritu Santo hacia Dios y hacia la Iglesia, muera en la cruz. Esta muerte no será ya el destino de los hijos de Adán, sino la manifestación de la entrega suprema de Dios a los hombres en Cristo.

Sólo porque Jesús muere de esta muerte de amor obediente, puede Jesús designarse a sí mismo como la resurrección y la vida y pronunciar estas palabras que acaban con el poder de la muerte: El que cree en mí, aunque haya muerte, vivirá (Jn 11, 25).

El misterio último de nuestra existencia

Cuando, en el quinto domingo, se proclama la resurrección de Lázaro, nos encontramos frente al misterio último de nuestra existencia: «Yo soy la resurrección y la vida... ¿Crees esto?» (Jn 11, 25-26). Para la comunidad cristiana es el momento de volver a poner con sinceridad, junto con Marta, toda la esperanza en Jesús de Nazaret: «Sí, Señor, yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que iba a venir al mundo» (v. 27). La comunión con Cristo en esta vida nos prepara a cruzar la frontera de la muerte, para vivir sin fin en él. La fe en la resurrección de los muertos y la esperanza en la vida eterna abren nuestra mirada al sentido último de nuestra existencia: Dios ha creado al hombre para la resurrección y para la vida, y esta verdad da la dimensión auténtica y definitiva a la historia de los hombres, a su existencia personal y a su vida social, a la cultura, a la política, a la economía. Privado de la luz de la fe todo el universo acaba encerrado dentro de un sepulcro sin futuro, sin esperanza.

En vísperas de la Semana Santa

El tríptico catecumenal nos sitúa perfectamente en las puertas de esta Semana Mayor en la que iremos haciendo memoria de los diferentes momentos del misterio pascual. Ahora podemos saber mejor en que consiste la salvación que Jesús nos consiguió padeciendo, muriendo y resucitando por nosotros y que se nos aplicó por primera vez en los sacramentos de la iniciación cristiana. Nosotros, como los samaritanos que recibieron el don de la fe y el amor divino y creyeron a la Palabra, como el ciego que recibió la luz, como Lázaro resucitado, profesaremos nuestra fe en Jesús, Salvador, luz y vida del mundo cuando en la Vigilia Pascual hagamos memoria del bautismo que nos salvó para Dios.

En el Bautismo, escogieron para nosotros la mejor parte.

Como peregrinos en tierra extraña, de camino a la verdadera Patria a la que estamos destinados por la iniciación cristiana, no podemos vivir de cualquier manera o guiados por las modas o las ideologías de cada momento. En el Bautismo resucitamos a la vida nueva del Reino, quedando destruida nuestra condición de pecadores, por eso, si somos consecuentes con esta dignidad, viviendo imitando a Jesús, al que fuimos incorporados, e iluminados y movidos por el Espíritu Santo, llegaremos a una resurrección como la de Cristo, infinitamente superior a la que experimentó Lázaro con su vuelta a esta vida. Si, en el comienzo de nuestra vida, nuestros padres escogieron para nosotros la mejor parte, ahora debemos nosotros mismos los que seamos consecuentes y agradecidos por este don y renovemos en la Pascua nuestra profesión de fe y compromiso cristiano.


Jaime Sancho Andreu LA PALABRA DE DIOS HOY

Primera lectura. Ezequiel 37, 12-14: La quinta etapa de la historia de la salvación nos sitúa en el momento de los profetas que anunciaron la venida de Cristo. Ezequiel profetiza la restauración de Israel describiéndola como una resurrección de cuerpos muertos; del mismo modo Jesús anunciará la vida nueva y eterna mediante el signo de la resurrección de Lázaro.

Segunda lectura. Romanos 8, 8-11: El proceso catecumenal tiene como término el nacimiento a la vida eterna que Dios concede a los que se unen al misterio pascual de Cristo mediante el bautismo y la acción del Espíritu Santo.

Evangelio de Juan 11, 1-45: La tercera imagen del tríptico catecumenal es la de la resurrección de Lázaro; en ella Jesús se muestra como la fuente de la resurrección y la vida; quien cree en él no morirá para siempre.


« volver
Buscador de Noticias:      Búsqueda avanzada
  PAPA FRANCISCO
Síntesis y texto íntegro en PDF
  HÉROES DE NUESTRA FE
Conoce su vida a través de archivos sonoros
Enlaces destacados
Arzobispado de Valencia
C/ Palau
Teléfono: +34 96 382 97 00
archivalencia@archivalencia.org
46003 Valencia
Fax: +34 96 391 81 20
www.archivalencia.org
©Archivalencia.org