Hoy es jueves 20 de junio de 2019
Menú
Inicio / Liturgia





  Corpus Christi
Ciclo C
pixel

  Primera lectura
  Ofreció pan y vino.
Lectura del libro del Génesis 14, 18-20

En aquellos días, Melquisedec, rey de Salén, sacerdote del Dios altísimo, sacó pan y vino y le bendijo diciendo: «Bendito sea Abrán por el Dios altísimo, creador de cielo y tierra; bendito sea el Dios altísimo, que te ha entregado tus enemigos». Y Abran le dio el diezmo de todo.

  Salmo responsorial
  Sal 109, 1. 2. 3. 4
R. Tú eres sacerdote eterno, según el rito de Melquisedec.

Oráculo del Señor a mi Señor:
«Siéntate a mi derecha,
y haré de tus enemigos estrado de tus pies.» R.

Desde Sión extenderá el Señor el poder de tu cetro:
somete en la batalla a tus enemigos. R.

«Eres príncipe desde el día de tu nacimiento, entre esplendores sagrados;
yo mismo te engendré, desde el seno, antes de la aurora». R.

El Señor lo ha jurado y no se arrepiente:
«Tú eres sacerdote eterno, según el rito de Melquisedec». R.

  Segunda lectura
  Cada vez que coméis y bebéis, proclamáis la muerte del Señor.
Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 11, 23-26

Hermanos:

Yo he recibido una tradición, que procede del Señor y que a mi vez os he transmitido: Que el Señor Jesús, en la noche en que iban a entregarlo, tomó pan y, pronunciando la Acción de
Gracias, lo partió y dijo: - «Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros. Haced esto en memoria mía». Lo mismo hizo con el cáliz, después de cenar, diciendo: - «Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre; haced esto cada vez que lo bebáis, en memoria mía».

Por eso, cada vez que coméis de este pan y bebéis del cáliz, proclamáis la muerte del Señor,
hasta que vuelva.

  Aleluya
 

Jn 6, 51
R. Aleluya, aleluya, aleluya

Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo - dice el Señor -;
el que coma de este pan vivirá para siempre. R.


  Evangelio
 

Comieron todos y se saciaron.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 9, 11b-17

En aquel tiempo, Jesús se puso hablaba a la gente del reino de Dios y sanaba a los que tenían necesidad de curación.

El día comenzaba a declinar. Entonces, acercándose los Doce, le dijeron: «Despide a la gente; que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en descampado».

Él les contestó: «Dadles vosotros de comer».

Ellos replicaron: «No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para todo esta gente». Porque eran unos cinco mil hombres.

Entonces dijo a sus discípulos: «Haced que se echen sienten en grupos de unos cincuenta cada uno». Lo hicieron así y dispusieron que se sentaran todos.

Entonces, tomando él los cinco panes y los dos peces y alzando la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los iba dando a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y recogieron lo que les había sobrado: doce cestos de trozos.


  Comentarios
 

COMENTARIO LITURGICO

EL BANQUETE EUCARÍSTICO

(Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo -C-, 23-Junio-2019)

Misterio de presencia

Sacramento de presencia verdadera, real y sustancial, presencia del único sacrificio de la Cruz y presencia de la comunidad reunida en torno a la Mesa de la Cena del Señor. Es vínculo de unidad y don de caridad... Todo esto y más es la Eucaristía, y cada año nos acercamos a este misterio a través de un tema diferente.

El tema propio de este año C.

Jesucristo está presente y obra con su poder en los sacramentos mediante la acción del Espíritu santo, que es invocado en la Eucaristía para que sea la verdadera actualización del único sacrificio de Cristo y su cuerpo y sangre inmolados y gloriosos. Este es el gran misterio eucarístico, que tiene como centro al Cuerpo y la sangre de Cristo, en el marco de un sacramento que tiene la forma de un banquete sacrificial.

Cuando retorna cada año esta solemnidad, debemos prestar especial atención al modo como nos acercamos a la contemplación de este misterio, teniendo presente que si los años A y B dedican respectivamente las lecturas de esta solemnidad al misterio del Cuerpo y Sangre sacramentales de Cristo, este año C nos orienta prioritariamente a la contemplación de la Eucaristía como sacrificio pascual y ágape comunitario de la Iglesia.

El sacrifico espiritual de la Nueva Alianza.

En primer lugar hay que reconocer la iluminación que el Espíritu Santo proporciona a la Iglesia para comprender el antiguo Testamento como profecía de Jesucristo, y así leemos este año que “Melquisedec ofreció pan y vino” (Gen 14, 18); de este modo, conforme a la historia de la salvación, el gesto del rey de Salem es un precedente muy significativo para judíos y cristianos. Pues antes de que se instituyera en Israel el ofrecimiento de animales y de frutos de la tierra, existió ya esta sencilla ofrenda del pan y del vino en acción de gracias. Melquisedec fue un misterioso rey-sacerdote que, según la carta a los Hebreos, preludiaba ya, más allá del sacerdocio pasajero de Aarón, Leví y sus hijos, el sacerdocio de Jesús, Rey-Sacerdote mesiánico conforme a la bendición del salmo responsorial 109,4: “Tú eres sacerdote eterno, según el rito de Melquisedec” que nosotros aplicamos a Jesucristo.

La entrega de Jesús en la última Cena.

El contexto de la acción de Jesús, el la noche en que iba a ser entregado, es esencial. En último término es el Padre quien lo entrega: en la cruz por los hombres y en la Eucaristía, igualmente por nosotros. Por eso Jesús pronuncia la oración de acción de gracias: porque el Padre hace esto, porque él mismo puede hacerlo con El y porque el Espíritu Santo lo realizará continuamente en el futuro por el ministerio de los apóstoles y sus sucesores.

Jesús no sólo distribuye el pan partido que es él mismo, sino que da a los que lo reciben, para prolongar esta gracia, la orden y el poder de repetir ellos mismos en el futuro este sacrifico de alabanza, comunión y expiación “en memoria suya”, como un presente siempre nuevo por el que se dan gracias al Padre. Así en nombre del Hijo y con la fuerza del Espíritu se parte y se come el pan y se comparte el vino. La participación del pan y la libación del vino son inseparables del desgarramiento y desangrarse de la vida de Jesús en cruz, que ofreció este sacrificio movido por el Espíritu Santo.

El banquete eucarístico.

“Comieron todos y se saciaron” (Lc 9, 17). La multiplicación de los panes está contada de modo que refleja la celebración eucarística de la Iglesia primitiva, al tiempo que la anuncia como signo profético. No se trata de un milagro personal de Jesús o de un simple compartir la pobreza.
Jesús, movido por el Espíritu, comienza levantando los ojos al cielo, en una oración de acción de gracias (Eucaristía) y de petición, como siguen siendo nuestras plegarias eucarísticas, que incluyen siempre la invocación del Espíritu Santo; después bendice el pan, pues el Padre ha confiado todo al Hijo, incluso el poder de pronunciar la bendición del cielo; y finalmente lo parte, con un gesto presidencial que alude tanto a su propio quebrantamiento en la pasión como a la infinita multiplicación de sus dones que el Espíritu Santo realiza en todas las celebraciones eucarísticas, y con ello se hace visible simbólicamente que el amor trinitario se hace presente en la autodonación sacramental de Jesús.

Por todo ello, en este Día de Caridad, hemos de tener presente que la característica propia del amor cristiano es la donación de sí mismo que hace posible compartir toda la vida, y no sólamente los bienes que nos sobran. En la Eucaristía compartimos el amor de Cristo en torno a su mesa, que es también el ara donde consumo su ofrenda única y perfecta, cumpliendo la voluntad del Padre.

Jaime Sancho Andreu

LA PALABRA DE DIOS EN ESTA SOLEMNIDAD

Primera lectura y salmo responsorial. Génesis 14,18-20: El sacrifico de Melquisedec es una profecía de la ofrenda sacramental de Jesucristo, como Sacerdote de la Nueva alianza. Nuestro pan y vino son ahora el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

Segunda lectura. 1 Corintios 11,23-26: San Pablo recuerda la tradición que le ha llegado por medio de los testigos que estuvieron presentes en la última Cena. En la memoria de la Iglesia primitiva, la institución de la Eucaristía en vísperas de la Pasión hace de este sacramento un sacrificio pascual de comunión en la muerte y resurrección del Señor.

Evangelio de Lucas 9,11b-17: La multiplicación de los panes fue una profecía del banquete eucarístico, el cual repite a lo largo del tiempo la donación sacrificial de Cristo a sus discípulos. Como el joven del Evangelio, que ofreció todo lo que tenía, nosotros hemos de estar dispuestos a entregarle a Cristo todo nuestro ser para compartir la vida eterna que el Señor nos ofrece.


« volver
Buscador de Noticias:      Búsqueda avanzada


Enlaces destacados
Arzobispado de Valencia
C/ Palau
Teléfono: +34 96 382 97 00
archivalencia@archivalencia.org
46003 Valencia
Fax: +34 96 391 81 20
www.archivalencia.org
©Archivalencia.org