Hoy es jueves 09 de diciembre de 2021
Menú
Inicio / Liturgia





  El tiempo alegre y penitencial del Adviento
Ciclo C
pixel

  Primera lectura
 

  Salmo responsorial
 

  Segunda lectura
 

  Aleluya
 


  Evangelio
 


  Comentarios
 

Nos preparamos para comenzar el Sínodo Universal

Este es un tiempo “de alegre expectación”, y en los comentarios de este Adviento insistiremos en este tema. Esperanza en el señor y animación expectante ante el nuevo curso pastoral en el que vamos a caminar juntos desde el comienzo del Sínodo Universal convocado por el Papa Francisco y la aplicación del Sínodo Diocesano recientemente concluido.

Todo recomienza en este tiempo, cambio de leccionario, de cantos, de color, la corona de luces... Y necesitamos buscar un nuevo fervor que nos ayude a vencer la fatiga, la desilusión, la acomodación al ambiente y evitar pretextos. Es un tiempo para renovar y fundamentar la esperanza.

En este proyecto, la liturgia tiene un importante lugar, pues domingo tras domingo nos va a situar en el momento “sinodal” en que nos encontramos.

La palabra “Adviento”, “venida”, nos habla de un principio, la llegada en la carne de nuestro Salvador, y de un final, la segunda venida del Señor para concluir la historia de la salvación y comenzar esa época definitiva, más allá de nuestra medida del tiempo, en que Dios será todo en todos. Entre estas dos venidas se desarrolla el tiempo de la Iglesia como un constante Adviento de Jesucristo por medio de la acción del Espíritu Santo: llega el Señor a sus fieles a través de su Palabra, se hace presente a su Iglesia para actuar en sus sacramentos, toca a nuestras puertas como hermano necesitado que invoca nuestra caridad.

El Señor, pues, vino, viene y vendrá; y la Iglesia, para cultivar las dimensiones morales de vigilancia y acogida ante estas ocasiones de encuentro con Jesucristo, ha ido desarrollando este tiempo litúrgico que, en su primera semana, corona el Tiempo Ordinario al anunciar la última y definitiva aparición de Cristo al final de los tiempos y, en su segunda parte, prepara la conmemoración del nacimiento del Señor.

Las expresiones de esperanza que repetimos continuamente como “Venga a nosotros tu reino” o “Ven, Señor Jesús”, han de ser dichas con mayor énfasis y conciencia en este tiempo de gozosa expectación, de modo que el recuerdo de esta vivencia impregne el resto del año y estimule las actitudes de vigilancia y atención hacia el Señor y el prójimo que son esenciales para la vida cristiana.

El Adviento C, sus temas propios.

Este año comenzamos de nuevo el ciclo trienal de lecturas con el leccionario C. es el año en que leeremos preferentemente el Evangelio de san Lucas, dirigido en principio a los cristiano de origen gentil: sirios, griegos y romanos y que, por ello, que proclama a Jesucristo como el salvador universal, lleno de compasión hacia todos los hombres y movido por el Espíritu. De este modo, el primer domingo anunciará el día del Señor grande y terrible anunciado por los profetas en el que el Hijo del Hombre vendrá como Juez para reunir a los suyos. Luego comenzaremos el ciclo del Bautista, que preparará el camino del Señor (Segundo domingo) y recibirá el testimonio de Jesús de que ha comenzado ya el tiempo de la salvación (Tercer domingo). En el cuarto domingo, el ciclo de la Anunciación es peculiar de este año, pues se proclama, tanto la anunciación a María según san Lucas (8 de diciembre), como su continuación que es la Visitación de María a Isabel.

El leccionario C lee los vaticinios de varios profetas menos conocidos, comenzando con Jeremías que anuncia la llegada de un heredero excepcional de la estirpe de David que inaugurará un tiempo nuevo; seguimos con Baruc que vislumbra el camino de vuelta del destierro, luego Sofonías cantará la alegría de la hija de Sión al recibir a su Señor y, finalmente, Miqueas señalará a Belén como el lugar del nacimiento del Mesías.

Las cartas apostólicas se leen como segundas lecturas y son como una aplicación a nuestro tiempo del mensaje de cada domingo. De este modo, san Pablo desea que el Señor nos fortalezca interiormente, para cuando Jesús vuelva definitivamente (1º domingo), nos exhorta a mantenernos limpios e irreprochables para el Día de Cristo (2º domingo), celebra la alegría de la comunidad porque el Señor está cerca (3º domingo) y el autor de la carta a los Hebreos expresa los sentimientos del Hijo eterno al entrar en el mundo: “Aquí estoy para hacer tu voluntad”.

Así pues, tenemos por delante un escogido e importante conjunto de textos bíblicos que nos piden atención para escuchar la voz del Señor y descubrir los signos de la venida del Señor, en la liturgia y en la vida.


« volver
Buscador de Noticias:      Búsqueda avanzada
  ADVIENTO Y NAVIDAD 2121
Para preparar Adviento y Navidad Ciclo Litúrgico C
  JUBILEO S. FRANCISCO DE BORJA
jueves de de


Enlaces destacados
Arzobispado de Valencia
C/ Palau
Teléfono: +34 96 382 97 00
archivalencia@archivalencia.org
46003 Valencia
Fax: +34 96 391 81 20
www.archivalencia.org
©Archivalencia.org