Hoy es jueves 23 de noviembre de 2017
Menú
Inicio / Liturgia





  Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario
Ciclo A
pixel

  Evangelio
  Como has sido fiel en lo poco, entra en el gozo de tu señor
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 25, 14-30

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:
«Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus siervos y los dejó al cargo de sus bienes: a uno le dejó
cinco talentos, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó. El que
recibió cinco talentos fue en seguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos.
En cambio, el que recibió uno fue hacer un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.
Al cabo de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos y se puso a ajustar las cuentas con
ellos.
Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo:
“Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco”. Su señor le dijo:
“Bien, siervo bueno y fiel; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; entra en
el gozo de tu señor”. Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo:
“Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos”.
Su señor le dijo:
“¡Bien, siervo bueno y fiel!; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; entra en
el gozo de tu señor”. Se acercó también el que había recibido un talento y dijo:
“Señor, sabia que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces,
tuve miedo y fui a esconder tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo”. El señor le respondió:
“Eres un empleado negligente y holgazán. ¿Conque sabias que siego donde no siembro y recojo
donde no esparzo? Pues debías haber puesto mi dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con los intereses. Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez. Porque al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese siervo inútil echadlo fuera, a las tinieblas; allí será el llanto y el rechinar de dientes”».

  Comentarios
  EN EL FINAL DE LA VIDA PÚBLICA DE JESÚS
33º Domingo ordinario -A-, 19 de noviembre de 2017)

La última parábola de Jesús: Los talentos

Van a concluir los discursos que Jesús pronunció en su vida pública, y el Señor expone una última parábola dedicada a los discípulos que le han acompañado hasta Jerusalén. Es también una enseñanza para la Iglesia que será la continuadora de la obra salvadora de Cristo hasta su vuelta gloriosa al final de los tiempos. Hasta entonces, el Señor no quiere que los suyos permanezcan ociosos o desconfiados, sino activos y esperanzados.

La primera lectura es ya una representación de la Iglesia, Esposa de Cristo. La sana preocupación por el trabajo y las cuestiones del mundo es una virtud que las antiguas Escrituras alababan frecuentemente, como en el poema de la mujer hacendosa que se lee este domingo. Esta laboriosidad concreta y comprometida deben tenerla también los cristianos para su vida laboral y familiar, lo mismo que en el servicio de Dios en la Iglesia.

En el Evangelio, la parábola de los talentos es una seria advertencia del Señor dirigida a los que esperamos su segunda venida. Esas cantidades (unos treinta kilos) de monedas o metales preciosos representan los recursos que el Señor dejó a la Iglesia en forma de Palabra inspirada y asistencia permanente, mediante la gracia y con su divina presencia en los sacramentos. También significan los carismas o dones individuales que cada cristiano ha recibido, según diversas medidas; la conclusión es que no podemos esconder los talentos que Dios nos ha dado.
Incluso si no tenemos iniciativa o ideas propias, debemos confiar nuestros bienes a los banqueros, como dice el Señor (Mt 19, 27); es decir: confiar en la enseñanza y ordinaria de la Iglesia, colaborando en sus planes y actividades, viviendo conforme a las normas de la vida cristiana. Quizás no sea muy brillante o espectacular lo que podamos ofrecer a nuestro Señor, pero siempre es más que nada, y muestra la buena voluntad y la humildad de quien actúa así.

La venida definitiva del Señor

En su primera Carta a los Tesalonicenses (Segunda lectura), san Pablo advierte acerca de la incertidumbre sobre el tiempo de la vuelta definitiva de Cristo a la tierra; por eso los cristianos han de ejercitarse en la vigilancia, llevando una vida laboriosa, austera y siempre en la presencia de la luz de Dios, haciendo fructificar los talentos que nos dejó encomendados. No hemos de estar angustiados ante el fin de los tiempos, que, de todas formas, tiene un momento personal en el término de la vida de cada persona.

La I Jornada Mundial de los Pobres

El próximo domingo 19 de noviembre, por deseo del Papa Francisco, se celebrará la I Jornada Mundial de los Pobres, una invitación que el papa Francisco, bajo el título “No amemos de palabra sino con obras”, dirige a toda la Iglesia para que escuche el grito de auxilio de los más necesitados.

En nuestras tierras Cristo ha dejado encomendados numerosos talentos, que han llegado hasta nosotros en forma de una historia larga y rica en testimonios de sabiduría, cultura y santidad. Nuestra Iglesia tiene sus raíces en una sociedad que, a pesar de la actual crisis económica, vive en paz y con una prosperidad y nivel de vida superiores a la mayor parte del mundo. Y todo ello nos debe hacer pensar si, desde estos supuestos, hacemos todo lo posible para ser fieles y responsables con tantas gracias como hemos recibido, haciendo rendir a los talentos que Cristo nos dejó.

Podemos hacer un inventario muy extenso de actividades educativas, caritativas, misioneras etcétera, que honran a nuestra Iglesia; pero permanece en pie la pregunta de Cristo dirigida a cada cristiano en particular: ¿Qué haces tú con lo que te he entregado para que lo administres? ¿Qué has hecho por tus hermanos necesitados?

-----
En este domingo se pueden decir las oraciones de la Misa para pedir la caridad (Misal Romano, Misas y oraciones por diversas necesidades 42), y la Plegaria eucarística V/c: Jesús, modelo de caridad).

Jaime Sancho Andreu


LA PALABRA DE DIOS EN ESTE DOMINGO

Primera lectura y Evangelio. Proverbios 31, 10-13.19-20.30-31 y Mateo 25, 14-30: La sana preocupación por el trabajo y las cuestiones del mundo es una virtud que las antiguas Escrituras alababan frecuentemente, como en el poema de la mujer hacendosa que se lee este domingo. Esta laboriosidad concreta y comprometida deben tenerla también los cristianos para su vida laboral y familiar, lo mismo que en el servicio de Dios en la Iglesia. La parábola de los talentos es una seria advertencia del Señor dirigida a los que esperamos su segunda venida.

Segunda lectura. 1 Tesalonicenses 5, 1-6: San Pablo advierte acerca de la incertidumbre sobre el tiempo de la vuelta definitiva de Cristo a la tierra; por eso los cristianos han de ejercitarse en la vigilancia, llevando una vida laboriosa, austera y siempre en la presencia de la luz de Dios.

Buscador de Noticias:      Búsqueda avanzada
  PAPA FRANCISCO
Síntesis y texto íntegro en PDF
  HÉROES DE NUESTRA FE
Conoce su vida a través de archivos sonoros
Enlaces destacados
Arzobispado de Valencia
C/ Palau
Teléfono: +34 96 382 97 00
archivalencia@archivalencia.org
46003 Valencia
Fax: +34 96 391 81 20
www.archivalencia.org
©Archivalencia.org