Hoy es jueves 15 de abril de 2021
Menú
domingo 28 de febrero de 2021
Las cenizas de un capellán de hospital en Valencia que falleció por coronavirus serán repatriadas a Venezuela, su país de origen
"Hombre de fe y entrega excepcional", Robert Ramírez murió con 50 años

VALENCIA, 28 FEB. (AVAN).- Las cenizas del capellán de hospital Robert Ramírez Mayorga, sacerdote venezolano y capellán del centro Ernest Lluch, antiguo hospital La Fe de Valencia, que falleció la semana pasada a causa de la Covid-19 serán repatriadas a su país natal. Se trata del primer caso de un capellán de hospital en Valencia que muere contagiado por el coronavirus, en su servicio de atención a enfermos.

Ramírez falleció con 50 años, tres semanas después de ingresar en el hospital Arnau de Vilanova de Valencia contagiado por coronavirus, cuyos primeros síntomas había desarrollado seis días antes. Robert Ramírez era también párroco de Nuestra Señora de la Esperanza del valenciano barrio de Benicalap y contrajo el virus cuando acababa de empezar a prestar su servicio como capellán.

"Hombre de una fe y entrega extraordinaria, en los momentos finales, cuando fueron a intubarle los médicos por segunda vez para intentar salvarle la vida, tenía tan firmemente agarrado el santo rosario entre sus manos que muy a duras penas pudieron retirarselo, a pesar de administrarle fármacos relajantes musculares para esa intubación”, según explica en el semanario diocesano Paraula Luis Sánchez, sacerdote y médico, delegado diocesano de Pastoral de la Salud, que atendió al capellán venezolano en los primeros momentos de su enfermedad.

“No había dudado un momento en aceptar el ofrecimiento que le hicimos para ser capellán de hospital, a pesar de que el centro Ernest Lluch que le asignamos estaba empezando entonces a recibir enfermos de Covid”, recuerda Sánchez.

No hay constancia cierta de en qué momento contrajo el virus, pero “lo cierto es que su entrega total e incansable hacia los enfermos caracterizaba la vida de este sacerdote, alto, deportista, siempre jovial, con sentido del humor, que se desvivió en atender a los enfermos y a sus feligreses de su parroquia como lo hizo en todos sus destinos anteriores”, añade.

Por su parte, un matrimonio, Nuria y Salva, que colaboraban con Robert Ramírez, explican que “era, como se dice ahora, una `pasada´ en su disponibilidad abierta siempre para todos, y en especial para aquellos matrimonios que atravesaban problemas conyugales, y de hecho formó grupos con otros matrimonios para poder ayudarles”.

La misa exequial por el eterno descanso fue presidida por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, en su parroquia. Posteriormente sus restos mortales fueron incinerados en Torrent y sus cenizas serán repatriadas en breve a su diócesis de origen en Barinas (Venezuela), donde su fallecimiento ha causado también una gran conmoción, según ha informado Luis Sánchez, delegado diocesano de Pastoral de la Salud del Arzobispado de Valencia.

De hecho, la misa exequial en Valencia fue transmitida en “streaming” por YouTube para que pudiera ser seguida por los fieles de aquella diócesis venezolana en cuya Catedral se oficiará próximamente un solemne funeral por su eterno descanso.


“Una persona muy capacitada que hizo una gran labor en las periferias"

Para el sacerdote Antonio Vargas , párroco de Nuestra Señora del Carmen, de L’Eliana, donde Robert Ramírez fue vicario anteriormente, ha sido “una pérdida trágica y prematura”.

“Entramos juntos en la parroquia hace dos años. Robert era una persona muy capacitada, que hizo una gran labor, especialmente en los centros de culto de las periferias”, afirma el párroco muy afectado por su fallecimiento.

El sacerdote venezolano logró dinamizar en dos años el culto en las capillas de otras zonas de L’Eliana, que suelen doblar el número de fieles durante el verano y épocas de vacaciones, por la gran cantidad de chalets que concentran.

Vargas también ha querido destacar el lado solidario del sacerdote fallecido, ya que además de ser capellán hospitalario, “era una continua correa de transmisión de solidaridad con su país, Venezuela, donde siempre estaba enviando medicinas y alimentos no perecederos a familias necesitadas”.

Robert Ramírez, nació en la localidad venezolana de Nutrias y había llegado a Valencia en septiembre de 2017 para ampliar estudios en el Pontificio Instituto Juan Pablo II. Fue entonces adscrito a las parroquias de las pèdanías de Requena, San Isidro Labrador, de Villar de Olmos; Nuestra Señora del Carmen, de El Pontón; Nuestra Señora del Rosario, de El Rebollar; y San Nicolás, de Requena, así como administrador parroquial de San Antonio Abad, de Los Isidros; Nuestra Señora del Milagro, de Los Ruices; Inmaculada Concepción, de Casas de Eufemia; y San Isidro de Campo Arcís.

Un año después, en septiembre de 2018, fue nombrado adscrito a la parroquia Nuestra Señora del Carmen, de L’Eliana, donde permaneció hasta 2020. En junio de ese mismo año se firmó el Acuerdo Fidei Donum entre la diócesis de Barinas y la archidiócesis de Valencia por un periodo de tres años.

Ya en julio de 2020, fue designado párroco de Nuestra Señora de la Esperanza de Benicalap en Valencia, y en enero de 2021 fue nombrado capellán del centro Ernest Lluch del departamento de Salud La Fe, de Valencia.
subir nivel 
 
Buscador de Noticias
 
Abril 2021     « ant. |  sig. »
 L  M  X  J  V  S  D
 1   2   3   4 
 5   6   7   8   9   10   11 
 12   13   14   15   16  17  18
 19  20  21  22  23  24  25
 26  27  28  29  30
 
Buscador Semanal
 
 L  M  X  J  V  S  D
 12  13  14  15  16  17  18
 
 
Búsqueda por Palabras
 
 
 
Búsqueda por Fechas
 
 
Elija una fecha Elija una fecha  
 
Búsqueda por Meses
 
 
 
Búsqueda por Años
 
 
Enlaces destacados
Arzobispado de Valencia
C/ Palau
Teléfono: +34 96 382 97 00
archivalencia@archivalencia.org
46003 Valencia
Fax: +34 96 391 81 20
www.archivalencia.org
Política de cookies 
©Archivalencia.org