Hoy es lunes 09 de diciembre de 2019
Menú
viernes 29 de noviembre de 2019
Manos Unidas agradece la generosidad de los voluntarios, “motor de su acción humanitaria para luchar contra el hambre”

Celebra su Asamblea anual, tras una misa presidida por monseñor Ros


DIÓCESIS DE VALENCIA, 29 NOV.- Manos Unidas Valencia celebró ayer su Asamblea Diocesana anual con la participación de más de 200 personas, voluntarias y colaboradoras de la capital, y de las 79 Delegaciones Comarcales, a las que se sumaron cinco nuevas en las localidades de Alfara del Patriarca, Aielo de Malferit, Alginet, Picanya y Terramelar-Paterna.

El reconocimiento a la labor del voluntariado fue el arranque del discurso de la presidenta delegada de Valencia, Ana Ruiz Ruiz, que añadió que “es un placer compartir esta jornada con vosotras bajo un clima de unidad, de ganas de trabajar y de entrega hacia nuestros hermanos necesitados”.

Por su parte, el obispo auxiliar de Valencia monseñor Arturo Ros, que presidió previamente una misa en la parroquia de San Martín de Valencia, recordó en la Asamblea que “no debemos perder la humanidad”, porque “si perdemos la compasión, perdemos la esencia evangélica”. Así, se refirió también a que hoy en día “nos bombardean con información para que no seamos sensibles a los dramas que acontecen, a veces tan cercanos”.

Igualmente, monseñor Arturo Ros agradeció a los voluntarios su dedicación diaria para las personas necesitadas y explicó la necesidad de ser “testigos –alegres- y no decir que su situación no tiene remedio”.

Promoviendo los Derechos con Hechos

En 2019 Manos Unidas ha comenzado la primera parte del trienio sobre los Derechos Humanos bajo el lema “La Mujer del Siglo XXI, ni independiente, ni segura, ni con voz”, poniendo el foco sobre la mujer.

En 2020 “nos vamos a centrar en “El Cuidado de la casa Común”, nuestro Planeta, que sufre una profunda degradación a causa de nuestro modelo de vida”, explicó Ana Ruiz Ruiz, presidenta delegada de Manos Unidas Valencia.

“Esta degradación medioambiental –según Ana Ruiz- provoca un aumento de las sequías, las inundaciones, la desertización” y “todo esto conlleva hambre y pobreza, y los que más lo sufren son los Países del Sur, los países más pobres que se ven obligados a emigrar en busca de alimento y mejores condiciones de vida”. Así, “como cristianos somos responsables, porque la Tierra ha sido creada por Dios para que todo ser humano obtenga de ella lo necesario para vivir con dignidad”, ha expuesto la representante de Manos Unidas en Valencia.

Ana Ruiz siguió desarrollando “la base de la que será nuestra campaña en 2020, según la cual “no somos propietarios del Planeta. Es un don otorgado para disfrutarlo, pero con la obligación de respetarlo y cuidarlo para generaciones futuras”.

“En el ADN de Manos Unidas está, desde hace 60 años, erradicar el hambre en el mundo y luchar por el desarrollo integral de los más desfavorecidos, apoyando su acceso a la educación, a la sanidad, a un trabajo que les permita llevar una vida digna”.

60 años, 60 países

Manos Unidas lleva 60 años trabajando por los pobres, “un tiempo en el que se han realizado más de 30.000 proyectos en cerca de 60 países, gracias a los que se ha prestado ayuda a millones de personas para salir de la pobreza”. Por ello, Manos Unidas incide en la sensibilización sobre el problema del hambre “porque hablamos de personas reales, no son simples cifras”.

Con motivo del 60 Aniversario de Manos Unidas la entidad ha llevado a cabo numerosas actividades, entre las que cabe destacar la Cena del Hambre, una cena austera a base de pan con aceite y una pieza de fruta para recordar a los 821 millones de personas que padecen hambre en el mundo. Agradecemos a la sociedad valenciana su solidaridad también en mercadillos, rastrillos, bocadillos solidarios, carreras comarcales, conciertos, teatros, etc, en las delegaciones comarcales, en parroquias, colegios, universidades.

En cuanto al balance económico, Manos Unidas agradece a todos los socios, donantes y empresas que hacen posible que se desarrollen los proyectos, que en 2018 fueron casi 600, distribuidos entre África casi el 50%, y en Asia y América del Sur el otro 50%.

Manos Unidas emplea en administración y estructura solamente el 7,9% de sus ingresos, y basa su trabajo en el voluntariado, de hecho hay más de 5.000 voluntarios en toda España. En Valencia solo hay dos contratados y el grupo de voluntarios ronda las 50 personas.

La importancia del agua

A continuación, Rafael Ripoll pronunció la conferencia “El agua como elemento estratégico de desarrollo mundial”. Ripoll, director del Instituto de Estudios Europeos de la UCV, y profesor universitario entre otras muchas cosas, ha profundizado en la importancia del agua en el desarrollo de los países dentro del marco del lema de Manos Unidas “El cuidado de la Casa Común”.

Ripoll expuso la dura realidad de la falta del agua: “cada día mueren 1.000 niños de 0 a 5 años por enfermedades diarreicas relacionadas con agua potable contaminada o saneamientos deficientes, son niños a los que ni siquiera habrá opción de educar”.

Igualmente, reconoció que “organizaciones como Manos Unidas contribuyen a mejorar la vida del ser humano”. Como sociedad civil “debemos sensibilizar a nuestros hijos y nietos con nuestro ejemplo, y explicarles que es tan importante apagar la luz como cerrar un grifo”.

Manos Unidas en Marruecos

Finalmente se explicó el viaje de formación que llevó a la voluntaria María Londero a Nador. Esta actividad formativa de Manos Unidas tiene como objetivo “mostrar a los voluntarios la realidad del hambre, la enfermedad, la violencia y la marginación, y que ellos den testimonio de esta realidad al resto de los compañeros y a la sociedad”. Los voluntarios reconocen que la experiencia es dura, aunque resulta gratificante llevar la esperanza a los beneficiarios, y renueva las fuerzas para seguir trabajando.

María Londero es voluntaria de Manos Unidas Valencia desde hace 10 años. Le mueve el amor al prójimo y su fe, como al resto de los voluntarios. Londero ha visitado el Centro Baraka, que atiende a niños, jóvenes y mujeres (viudas, repudiadas…) que sobreviven en una zona marginal de Nador.

Las mujeres reciben clases de formación de costura o repostería que les permite buscar un trabajo más digno y sacar adelante a sus hijos. Mientras tanto a los niños se les ofrece una comida y un bocadillo para la tarde, y se les dan clases de repaso.


(Fotos: V. Gutiérrez)
(Video: Servicio Audiovisual Diocesano)
subir nivel 
 
Buscador de Noticias
 
Diciembre 2019     « ant. |  sig. »
 L  M  X  J  V  S  D
 1 
 2   3   4   5   6   7   8 
 9   10  11  12  13  14  15
 16  17  18  19  20  21  22
 23  24  25  26  27  28  29
 30  31
 
Buscador Semanal
 
 L  M  X  J  V  S  D
 9  10  11  12  13  14  15
 
 
Búsqueda por Palabras
 
 
 
Búsqueda por Fechas
 
 
Elija una fecha Elija una fecha  
 
Búsqueda por Meses
 
 
 
Búsqueda por Años
 
 
Enlaces destacados
Arzobispado de Valencia
C/ Palau
Teléfono: +34 96 382 97 00
archivalencia@archivalencia.org
46003 Valencia
Fax: +34 96 391 81 20
www.archivalencia.org
Política de cookies 
©Archivalencia.org